LAS MUJERES Y EL VINO

LAS MUJERES Y EL VINO

El vino es una bebida grata para todos. Pero en ciertos aspectos lo es aún más para las mujeres que lo consumen. Aquí cinco peculiaridades de la relación que existe entre el sexo femenino y el vino y algunos los beneficios que hay para las mujeres si optan por consumirlo.

  1. Las mujeres prefieren el vino tinto.

Según datos recabados en una encuesta realizada por la AMAVI (Asociación para Mujeres Amantes del Vino), el 46% de las mujeres prefieren el vino tinto, frente al 28% que optan por el blanco y el 6% que encuentra el rosado más agradable al paladar. Contrario a la tendencia de hace un par de años que apuntaba a que las mujeres se orillaban más hacia los blancos y los espumosos.

  1. Las mujeres eligen un vino juzgando por su etiqueta.

Así es. Un estudio llevado a cabo por la OEMV (Observatorio Español del Mercado del Vino), resalta que, al momento de probar un vino nuevo, las mujeres son más propensas a elegirlo con base en su etiqueta. Además, muestran un interés especial en vinos marcados como orgánicos o sustentables.  Un aplauso a los mercadólogos y diseñadores que han realizado bien su trabajo.

  1. Las mujeres retienen un mayor contenido de alcohol en la sangre tras beber una copa de vino.

Al tener menos masa corporal que los hombres, las mujeres suelen tener una menor cantidad de H2O en su organismo. Al ser el vino un líquido soluble en agua, eso desemboca en un mayor contenido de alcohol en la sangre para la mujer. Incluso después de hacer consumido la misma cantidad de vino que un hombre. Esto quiere decir que los efectos momentáneos que produce el vino en el cuerpo, son más rápidos, más duraderos y quizá mas intensos para las mujeres que para los hombres.

  1. El consumo de vino afecta menos al cerebro de las mujeres que al de los hombres.

Un estudio de la Universidad de Finlandia Oriental concluyó que el funcionamiento del cerebro de los hombres se ve más afectado por el alcohol que el de las mujeres. Para hacerlo, analizaron durante un periodo de 10 años a un grupo de hombres y otro de mujeres que consumieron alcohol, así como a otro grupo similar pero que casi no consumía alcohol. Descubrieron que, a largo plazo, el cerebro de ellos se veía más alterado que el de las mujeres.

  1. El vino es un excelente aliado en la digestión y en el control del colesterol femenino.

Uno de los efectos más aplaudidos del vino sobre el cuerpo en general y sobre todo el de las mujeres es la aceleración metabólica que provoca el consumo de una copa tras una comida pesada. Además, ha sido comprobado que es un excelente reductor de los niveles del cortisol (estrés), teniendo un impacto positivo en los niveles de colesterol del cuerpo. Similar al efecto que se genera tras una hora de cardio en el gimnasio.

¡Así que a brindar y a consumir vino, pues sus efectos en las mujeres son mucho mejores y más intensos que para los hombres!

No Comments

Post A Comment

× Chatea con nosotros