PINTORES DE CLOSET

PINTORES DE CLOSET

Alguna vez le pregunté a mi papá -un actuario dedicado a los seguros automovilísticos en ese entonces- cuál era su pintor favorito. Con algo de cinismo me dijo, “Sir Winston Churchill”. Años más tarde ya como directora de DRINKANDPAINT.MX, en una ocasión que nos contrataron en el ITAM, uno de los participantes me dijo “trabajo y estudio ciencias políticas, pero soy pintor”. A lo que respondí, “¿y si le pregunto a tu jefe, me dirá lo mismo?” Soltó una carcajada y me dijo, “no le digas, ya lo tengo bastante asustado”.

Sir Winston Churchil, Calma en Un Bote de Alta Potencia, 1925.

Y es que, adentrados en la política y a pesar de tener buen pincel, tanto Churchill como el alumno del ITAM no pasaron (o pasarán, quizá) a la historia precisamente por sus talentos artísticos.

¿Les sorprende? Pues hay mas como ellos.

 

1. Adolf Hitler

Así es, el canciller y Fürer alemán de joven deseaba ser artista. Sin embargo, la Academia de Viena lo rechazó cuando realizó las pruebas para ingresar en ella.

Antes de iniciar su carrera política, se ganó la vida vendiéndole a cerveceros láminas con las cuales decorar su producto. Y cuando fungió de cartero entre trincheras en la Primera Guerra Mundial, en sus momentos libres pintó algunos paisajes de los territorios que habían sido ocupados. En 1923 (aprox.) pintó su último cuadro durante su estancia en la prisión de Landesberg.

Siendo ya un líder político, en 1935 ordenó una operación secreta que tenía como fin recuperar el millar de obras que había pintado y vendido en sus años anteriores.

Hoy en día sus pinturas no pueden ser vendidas sin un permiso del gobierno alemán y se cotizan entre los 10,000 y los 15,000 euros.

Adolf Hitler, Patio de la Antigua Residencia de Munich, 1914.

2. Eisenhower

El 34º presidente de los Estados Unidos de América comenzó a pintar poco antes de tomar la administración de su país. Cuando tenía 58 años, en 1911 para ser precisos. Al ver el resultado final obtenido por un pintor que retrató a su esposa, Eisenhower decidió tomar el pincel y el óleo y hacerle algunos cambios al mismo.

Ya como presidente, acaparó una de las salas de la casa Blanca exclusivamente para su talento secreto. Copiaba fotos y recortes de revistas. Incluso realizó postales navideñas para los Oficiales de Presidencia que estuvieron presentes durante su mandato.

Dwith Eisenhower, House on the Hill, s/f.

3. George W. Bush Jr.

Parece una moda, pero otro de los presidentes de Estados Unidos del que se sabe poco su interés por la pintura es George W. Bush Jr.

Tras dejar la silla presidencial en 2009, Bush comenzó, en sus palabras, a “buscar a su Rembrandt interior” a través de la pintura. Su nuevo Hobby no salió a la luz hasta que el correo de su hermana Dorothy fue hackeado en 2013 por Marcel Lazar.

Lazar recibió un sentencia de cuatro años en prisión por el delito de invasión a la privacidad de más de 100 personas (entre ellos importantes políticos del momento). Sin embargo, Bush aprovechó el suceso para abrirse al mundo como pintor.

Mascotas y retratos de figuras políticas como el presidente ruso Vladimir Putin (para quienes dicen que no lo soportan “ni en pintura”) y el Dalai Lama, comparten espacio de exhibición junto con veteranos militares de su administración en la Librería del Centro Presidencial George W. Bush de Dallas.

Para conocer más obras suyas, te recomendamos el libro que publicó el ex presidente en 2017 titulado Portraits of Courage.

George W. Bush, Portrait of Vladimir Putin.
No Comments

Post A Comment

× Chatea con nosotros